EUROPA EN EL SIGLO XXI

29/10/2019

lunes, 28 de octubre de 2019

EUROPA EN EL SIGLO XXI

 
 
Por Juan Antonio Falcón Blasco, miembro del Team Europe de la Comisión Europea y del Movimiento Europeo.
 Resultado de imagen de fotos guerra fria y china 
Aunque era impensable hace unos años, el siglo XXI está perfilando un horizonte contrario al esperado por Occidente, y por los europeos en particular. Según la noción ilusoria que se tenía, la victoria de la Guerra Fría por parte de Occidente (la última de las tres grandes guerras del siglo XX) debía alumbrar un orden global que hiciera desaparecer cualquier otra alternativa. Así, se pensó puerilmente que la historia mundial evolucionaría hacia la universalización de la democracia al estilo occidental y la economía de mercado. En definitiva, el nuevo siglo representaría la continuación del anterior, con un Occidente triunfante y extendiendo su dominio.
 
Sin embargo, el entramado de orden internacional basado en el multilateralismo y en instituciones respetadas, así como todos los compromisos que sostuvieron el dominio de Occidente, están quedando como un residuo del siglo XX y en entredicho. Dicho orden que se estableció a nivel internacional está experimentando un cambio radical, y el centro de gravedad del orbe se ha desplazado desde Atlántico Norte al Pacífico y Asia Oriental. Además, algo fundamental que marcará el siglo XXI es que China se ha convertido económica, tecnológica, política y militarmente en la potencia mundial que puede rivalizar con Estados Unidos, e incluso llegar a desplazarlo.
 
Junto a ello, se da el hecho de que Estados Unidos reniega de sus compromisos y su posición rectora de la política internacional, lo cual provoca incertidumbre en Occidente. Y dado que Europa no está preparada para asumir parte de ese liderazgo, la configuración del planeta se está tambaleando.
 
Por su parte, Rusia sigue basando su poder en las armas nucleares. Pero en el siglo XXI el poder estará sustentado no únicamente por el arsenal nuclear, sino por capacidades tecnológicas basadas en la digitalización. Y aunque intenta estar en la vanguardia de la inteligencia artificial y el Big Data para utilizarlos como amenazas híbridas contra Occidente, está sobrepasada por estadounidnses y chinos. En estas materias punteras otros actores se volverán dependientes y, en última instancia, caerán bajo el control de poderes, estatales o no, que tengan la llave de tales tecnologías. Parece ser que los datos y la soberanía tecnológica, no las ojivas nucleares, determinarán la distribución global de poder y de la riqueza en el siglo presente. Y en las sociedades occidentales, esos mismos factores decidirán igualmente el futuro de la democracia.
Resultado de imagen de europa soberania digital fotos 
Europa, en cambio ha seguido cegada por la ilusión de un orden multilateral basado en la paz perenne. Y la Unión Europea, si bien se ha extendido hacia oriente, no ha podido completar el proyecto de una integración completa. Además, la retirada del paraguas protector de Estados Unidos ha descolocado totalmente al Viejo Continente.
 
Quizás, el gran reto a futuro de la Unión Europea, y de sus instituciones rectoras, radica en la falta de soberanía digital de Europa. El dominio europeo de la inteligencia artificial, el Big Data y las tecnologías afines marcarán su competitividad y preeminencia en el siglo XXI. Esta cuestión determinará la supervivencia o el declive de Europa.
 
Pese a los avances realizados, Europa ha sido lenta y deberá salvaguardar su soberanía digital realizando inversiones masivas en capacidad de computación en la nube y otros recursos físicos que sustentan la revolución digital. Su desafío es alcanzar a Estados Unidos y China tratando de no quedar atrás permanentemente.
 
La inferioridad en la que Europa se halla requiere un cambio fundamental en la estrategia. Las instituciones de la Unión Europea deberán liderar este cambio mediante el establecimiento de regulaciones y, junto con los Estados miembros, proporcionar los incentivos y la financiación necesarios. Aún más, asegurar la soberanía digital de Europa requerirá un impulso mucho mayor e implicar a empresas, investigadores y políticos.
 
Para Europa la máxima prioridad debe ser salvaguardar su mencionada soberanía digital, con todo lo que ello implica, y hacer lo que sea necesario para evitar el declive europeo, protegiendo así la democracia. Estamos en el siglo XXI.
RSS

CAMEUR publica sus noticias en formato RSS. Puede suscribirse pulsando el siguiente enlace.

Agregar RSS

Agenda
 
 

© 2020 Consejo Aragonés del Movimiento Europeo. All rights reserved.