EL FUTURO DE EUROPA

06/05/2018

 

Ha llegado el momento de acometer la reforma, quizás la refundación, de la asociación paneuropea que constituye la Unión Europea. Tal vez, al final esta reforma no sea tan espectacular, pero, desde luego, sí que es necesaria e inaplazable. Dada la falta de liderazgo y la desorientación de muchos Estados miembros, el futuro de la UE está en manos del visionario e idealista Emmanuel Macron y de la pragmática Angela Merkel.

 

Pero junto a estos dos paladines del ideal europeo, y ante problemas o decepciones que la construcción europea ha generado en ocasiones, algunos políticos de la antigua Europa desean retroceder y volver a otra Torre de Babel. Estos líderes reflejan un trasfondo que les lleva a querer estar enclaustrados en un castillo medieval al margen del tiempo en el que viven. Sin embargo, Europa no puede permitirse estereotipos que cierran las mentes y generan odio.

 

Se tiende a buscar una justificación para el proceso de integración europea, y para ello se mira hacia el pasado. Se subraya que la integración europea desterró el espectro de la guerra del Viejo Continente. Y la integración europea, de hecho, ha producido el período más largo de paz y prosperidad que Europa ha conocido nunca. Pero esta perspectiva, aunque correcta, es también incompleta. Porque hay tantas razones para luchar por una unión cada vez más estrecha en Europa hoy como en 1945, y tales razones están totalmente orientadas hacia el futuro.

 

Quizás la mejor justificación para la necesidad de la integración europea la proporciona un proverbio africano: si quieres ir rápido, ve solo; pero si quieres ir muy lejos, id juntos.

 

Hoy en día Europa se enfrenta a una nueva economía mundial, reconfigurada por la globalización y las economías emergentes. Habitamos en un mundo donde las economías de escala y las redes de innovación son más importantes que nunca. El PIB de la eurozona es menor que el de China, y las economías de China e India son el doble del de la eurozona. A más a largo plazo, el PIB total de los países del G-7 se verá empequeñecido por el rápido crecimiento de las principales economías emergentes.

 

Debemos darnos cuenta de que Europa debe afrontar un nuevo escenario geopolítico. Incluso la unión en materia de seguridad y defensa es ya una necesidad. En esta nueva constelación mundial, la integración europea, tanto económica como política, es fundamental para lograr la prosperidad y la influencia en los acontecimientos del planeta.

 

En otras palabras, Europa debe centrarse en lo que Europa quiere llegar a ser, no en lo que Europa es hoy.

 

Materializar esta idea supone la aceptación de un nuevo concepto de soberanía dada la compleja interdependencia que existe entre los países de la Unión Europea, y especialmente entre los de la eurozona. El acuerdo sobre un nuevo concepto de soberanía para los Estados miembros de la UE siempre ha sido pospuesto, pero es en interés de todos los ciudadanos europeos que este cambio tenga lugar.

 

El futuro de la Europa que deseamos está en manos de sus democracias, del pueblo europeo. Pero, sin embargo, las Instituciones Europeas y los gobiernos de los Estados europeos deben reaccionar. Un debate público verdaderamente paneuropeo es esencial.

 

Todos los europeos, sin excepción, nos identificamos profundamente con nuestras naciones, tradiciones e historias. Son nuestras raíces. Pero no podemos seguir instalados en la Edad Media como algunos quieren. También necesitamos fortalecer nuestro tronco común y extender nuestras ramas más allá de nosotros mismos para crear un nuevo futuro juntos, porque no es viable vivir en un pasado que nos divide y nos hace débiles. La unión afianzará nuestro espíritu como europeos y como seres humanos.

 

 

Por Juan Antonio Falcón Blasco, miembro del Consejo Rector del Consejo Aragonés del Movimiento Europeo y miembro del Team EuropeEL FUTURO DE EUROPA

 

 

 

Documentos relacionados
RSS

CAMEUR publica sus noticias en formato RSS. Puede suscribirse pulsando el siguiente enlace.

Agregar RSS

Agenda
 
 

© 2020 Consejo Aragonés del Movimiento Europeo. All rights reserved.