La guerra comercial de Estados Unidos contra Europa

Juan Antonio Falcón Blasco - 15/05/2019

 


Resultado de imagen de fotos guerra economica estados unidos union europeaLa política comercial de la administración Trump, además de aliviar la balanza exterior de Estados Unidos, quiere ser un intento de debilitar y contener a Europa y China. Pero, previsiblemente, las guerras comerciales emprendidas por Trump no abordan los desequilibrios macroeconómicos y tendrán un efecto adverso para la primera economía mundial.
 
Se ha dicho que Don Quijote luchó contra molinos de viento y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, contra el déficit comercial. Ambas batallas parecen absurdas, pero al menos la del Quijote era idealista. En cambio, la de Trump da la impresión de basarse en la ignorancia.
 
Trump cree que el déficit comercial de su país es fruto de decisiones equivocadas de sus predecesores en el cargo. Por ello, prometió poner fin a las por él consideradas prácticas injustas en esta materia y negociar acuerdos comerciales más equilibrados que beneficien a su país. Sin embargo, después de que el presidente estadounidense comenzara su particular causa, el déficit internacional de bienes y servicios de Estados Unidos aumentó hasta los 621.000 millones de dólares; a pesar de su promesa de que las duras políticas comerciales frente a Europa, Canadá, México, y China reducirían el déficit.

 Resultado de imagen de fotos euro dolarPero hay que decir que el déficit comercial de Estados Unidos no es un indicador de prácticas injustas por parte de sus socios comerciales, y las negociaciones de Trump no reducirán el crecimiento del déficit comercial. El déficit es, en cambio, una medida del desequilibrio macroeconómico, que las propias políticas de Trump han exagerado al realizar una disminución de impuestos sin disminuir el gasto. Hay quien afirma que esta ampliación era totalmente predecible para cualquier estudiante de la ciencia económica.
 
Una economía tiene un superávit en su cuenta corriente cuando la Renta Nacional Bruta (RNB) excede al gasto interno, y un déficit cuando el gasto interno excede a la RNB. Por no entrar en detalles más tediosos, simplemente apuntaremos que la política comercial está ausente de toda esta ecuación. Un déficit en la cuenta corriente es una medida puramente macroeconómica: el déficit de ahorro en relación con la inversión. Es decir, el déficit externo de Estados Unidos no es en modo alguno un indicador de prácticas comerciales desleales por parte de la Unión Europea.
 
El presidente Trump considera que si un estadounidense compra un automóvil alemán (aunque realmente muchos se fabrican en Alabama dando empleo a miles de norteamericanos) supone una grave amenaza para la estabilidad de Estados Unidos.Resultado de imagen de fotos relaciones usa ue

El empecinamiento de Trump parece ignorancia. Y su ignorancia ocupa un lugar central en el discurso de Estados Unidos debido al miedo de los asesores de Trump a perder sus empleos si le contradicen.
 
Conviene saber que históricamente Estados Unidos pasó de los superávit por cuenta corriente a los déficits crónicos a partir de la década de 1980, principalmente como resultado de una serie de recortes de impuestos que comenzó con el presidente Ronald Reagan. Y esto es así, porque, como cualquiera sabe respecto a una economía doméstica, los recortes de impuestos que no van acompañados de recortes en el consumo del gobierno reducen el ahorro del gobierno.
 
Como resultado de los recortes fiscales que se llevaron a cabo en 2017 por Estados Unidos sin un recorte del gasto, como ya hemos mencionado, el ahorro público disminuyó en torno al 1% de la RNB. Es decir, la propia política fiscal de Trump es, por lo tanto, la principal explicación del modesto aumento del desequilibrio. En definitiva, la política comercial es en gran medida irrelevante para el resultado.
 
Resultado de imagen de fotos guerra economica estados unidos union europea
No obstante, la política comercial no es irrelevante para la economía mundial. Todo lo contrario. A medida que Trump sueña con molinos de viento, la economía mundial se ha vuelto más inestable, a la par que las relaciones entre Estados Unidos y la mayoría del resto del mundo han empeorado sustancialmente. Al propio presidente Trump se le ve con reticencias en la mayoría de los países amigos, y el respeto por el liderazgo de Estados Unidos ha caído en todo el mundo.
 
La administración Trump considera los éxitos económicos de la Unión Europea y de los competidores de Estados Unidos como una amenaza para la primacía mundial y la seguridad estadounidenses. Pero esta forma de percibir las cosas es una invitación a un innecesario e interminable conflicto internacional, y en el que muy poco tiene que ganar Washington.
 
Por Juan Antonio Falcón Blasco, miembro del Movimiento Europeo y del Team Europe de la Comisión Europea.
RSS

CAMEUR publica sus noticias en formato RSS. Puede suscribirse pulsando el siguiente enlace.

Agregar RSS

Agenda
 
 

© 2019 Consejo Aragonés del Movimiento Europeo. All rights reserved.