LOS VALORES EUROPEOS EN JAQUE

07/10/2019

 

 
Por Juan Antonio Falcón Blasco, miembro del Team Europe de la Comisión Europea y del Movimiento Europeo.
 
Resultado de imagen de fotos valores de europaLa Guerra Fría del siglo XX entre Estados Unidos y la Unión Soviética fue una rivalidad entre sistemas políticos irreconciliables, y la nueva rivalidad entre China y Europa, y Occidente en general, es igualmente una competencia entre sistemas políticos incompatibles. Sentado esto, la suposición de que la libertad y la democracia de corte europeo vencerán no se puede dar por hecho.
 
En el mundo actual, el tema de la libertad ha vuelto a un primer plano en Rusia y China, al igual que en otras partes del planeta. La era moderna surgió con las ideas de la Ilustración sobre la libertad y el reconocimiento de que todas las personas nacen iguales. Sin embargo, a estas alturas del siglo XXI, nos enfrentamos a una alternativa que pudiera sustituir a los valores representados por la Unión Europea. Una alternativa a la democracia liberal y el Estado de derecho.
 
Cuando en 1989 cayó el Muro de Berlín, hubiera sido impensable la viabilidad de tal alternativa en Occidente o en otra parte del mundo. Pero desde 1989 se han producido muchos acontecimientos: el resurgimiento del nacionalismo en Europa, los grandes movimientos migratorios, el agravamiento de los problemas demográfico y medioambiental, el fracaso de la Primavera Árabe, unos Estados Unidos con Donald Trump como presidente, la vuelta de Rusia al revanchismo y el surgimiento de una China con fuertes pretensiones. Esto ha hecho que la democracia liberal corra peligro por desuso.
 
China como una segunda superpotencia militar, económica y tecnológica implica que ahora hay un modelo de desarrollo alternativo, que quiere ser exportado por el gobierno chino, en el que el Estado de derecho y la democracia se consideran una amenaza para el gobierno de un solo partido. Por ello, que surgiera un problema en torno a Hong Kong era cuestión de tiempo.
 
Resultado de imagen de fotos valores de europaSe suponía que el principio de “un país, dos sistemas” conduciría a la integración ordenada de Hong Kong (e incluso de Taiwán). Hong Kong es extraordinariamente importante para la economía china. Conocido es que esta isla proporciona acceso a los mercados mundiales de capital y sirve como puerta de entrada financiera para la inversión extranjera directa.
 
Aun así, pese a que el dibujo primitivo funcionó, el devenir de China hacia una nueva superpotencia global ha producido un cambio de comportamiento por parte de las autoridades chinas que quieren  ejercer una mayor influencia en Hong Kong, lo que puede acabar siendo generador de un nuevo principio: “un país, un sistema”.
 
Retomando la perspectiva global, la compartimentación del mundo en dos sistemas trae a la memoria la Guerra Fría. Esa confrontación se sustentaba sobre la fuerza militar y la carrera de armamentos nucleares. Y en lo concerniente a los niveles de vida, el bloque soviético perdió totalmente la partida.
 
Resultado de imagen de fotos valores de europaEn cambio, la rivalidad entre Occidente y China se centra en la incógnita de qué sistema ofrece más en términos de progreso tecnológico y material. Reconozcamos que el paso de una China hundida en la pobreza a una China que es potencia económica constituye uno de los mayores logros de la era moderna. El dato es evidente, millones de personas dejaron atrás la indigencia y pasaron a ser una clase media orientada al consumo y cada vez más numerosa.
 
También hay que estar atentos al dato de que China, pese a contar con notables fuerzas armadas, a diferencia de la Unión Soviética, no ha ejercido fuerza más allá de su vecindario inmediato. China consolida sus intereses estratégicos en África y Europa del Este a través de medios económicos y financieros. Su progresiva influencia a nivel mundial no se debe a sus fuerzas armadas, sino a su economía y creciente capacidad de innovación tecnológica.
 
Dado lo cual, el desafío para Europa, y Occidente en general, es demostrar que para los países del planeta su modelo de democracia sigue siendo mejor que el autoritarismo reinante en China.
Resultado de imagen de fotos valores de europa 
El antiguo Ministro de Asuntos Exteriores alemán Joschka Fischer señaló que en esta competición el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, es más bien un caballo de Troya chino; porque, aunque desencadenó una guerra comercial y tecnológica contra China, está haciendo todo lo posible para socavar la credibilidad del modelo democrático occidental. Fischer llegó a considerar que en términos históricos, sus ataques a la democracia serán mucho más importantes que sus aranceles. Pero, lo que es peor todavía, Europa, con sus debilidades económicas y su ingenuidad geopolítica, tampoco logra realizar una defensa del modelo occidental.
 
En cualquier caso, el ascenso de China no se puede detener. Este país es simplemente demasiado grande y demasiado fuerte para ser boicoteado o contenido. Por otro lado, el deseo del pueblo chino de participar en la prosperidad global es completamente legítimo y, además, el tiempo seguramente hará su silenciosa labor de empujar a los ciudadanos chinos hacia otros horizontes de una mayor libertad. Desde luego, actualmente el auge de China, y del sistema chino, produce una significativa competencia a los valores europeos. Pero Europa no puede más que mantener unas buenas relaciones con la nueva superpotencia, al tiempo que defiende sus valores afianzándose cada vez más como la potencia económica y política que está llamada a ser.
RSS

CAMEUR publica sus noticias en formato RSS. Puede suscribirse pulsando el siguiente enlace.

Agregar RSS

Agenda
 
 

© 2019 Consejo Aragonés del Movimiento Europeo. All rights reserved.